¿Cuál es tu nombre extraño personaje?: Changoloco



Yo soy Changoloco, "todojunto" como se habla en mi natal Veracruz, puerta de entrada y cede de la nueva especie humana producto de la mezcla de los tiempos, las creencias y las razas.

Mi chispa proviene de la constelación de Orión y fuí enviado especialmente al planeta Tierra para recordarnos a todos nuestra esencia, nuestro simio interior. Mi arma más efectiva es la gráfica, ese universo donde todo es posible y donde las reglas pueden ser dobladas al grado de convertilas en un círculo perfecto.


Llena de color y simbolismo, mi obra está programada para ayudarnos a despertar dentro de nosotros ese Chango que llevamos dentro.



Aunque algunos de nosotros muchas veces negamos esta parte, debido a nuestro altísimo y superior intelecto (inyección de humor), considero que desde ese punto podríamos entendernos mucho mejor como especie y por ende como familia. Ya bien dicen los estudiosos que no hay necesidad de arreglar todas las hojas de un árbol si nos enfocamos en esa única raíz que lo sostiene.


A continuación muestro una probadita de mi trabajo esperando que sea tan placentero para sus pupílas como lo es para mi corazón compartirlo.


"Antídoto del Sapiens"


Los tiempos de hoy son una época donde la enfermedad tiene un rostro distinto, pandemia le dicen algunos, yo le llamo consecuencia del olvido de nuestra esencia humana.


Esta es una invocación al despertar de la especie, al saneamiento de nuestros pasos futuros y a la unificación de creencias por un bien común.


De base tenemos a la serpiente representando nuestra parte más primitiva. En cada una de sus esquinas aparecen, de arriba a abajo, las letras que conforman la palabra Rafael y es una invocación al Arcángel del mismo nombre que es el encargado de la sanación de nuestro planeta Gaia.

La serpiente se muerde su cola como el clásico símbolo Uroboros, sellando con esto el flujo constante de la energía que nos mueve a todos. La estrella de David (6 puntas) con el círculo al centro representa el salto del número 6 al número 7, sintonía de la divinidad.


El Yin Yang representa, a parte de la unión con nuestros complementarios los Orientales, un estabilizador de dicha energía que fluye.


La serpiente atraviesa y sostiene lo que denomino "La Célula Humana Perfecta", ese prototipo sano de la especie donde han sido integrados los 4 elementos y ha estallado el quinto: el espíritu.


Esta célula está nutrida por la magia del gran Ometeotl (o Dios dual según su traducción del Nahuatl), el cual posee la visión sin juicio (un solo ojo) y la polaridad de afuera y adentro, arriba y abajo, manifestada por el cielo y las cavernas. Los 4 ojos representan a los 4 elementos siendo abrazados y si los sumamos suman 8, dándole a la célula el número 9 que representa el paso previo a la totalidad (número 0).



Las montañas, árboles y rocas representan al cuerpo físico y las flamas al cuerpo luminoso ígneo, el cual es nuestro combustible.


Tanto arriba como abajo aparece el ADN humano con su respectiva dualidad de X y Y. Simboliza especificamente la especie a la que va dirigida esta plegaria, la cual es la del Changoloco u Homo Sapiens Sapiens.



Por último tenemos a los famosos Águila y Sol, como en la moneda nacional, representando a la abundancia material necesaria para nuestra tranquilidad y como resultado para nuestro balance.


Así tenemos todos los ingredientes bien mezclados y lo único que hace falta es meterlos al horno (nuestro interior ígneo) a través  de nuestros ojos (ventana o puerta del horno) y sólo nos faltaría esperar el tintineo de la campana que nos anuncia que el pan está listo... ¿Quién saca el vino? (que rico es el humor).


Instagram: @changoloco.chl

78 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo