Editorial de pandemia

Actualizado: 9 de jun de 2020




Incertidumbre, bonita palabra. Por definición, incertidumbre es … Incertidumbre es esto, es no saber qué pasará mañana o de qué viviremos la próxima semana. Y en esta pandemia, en este desorden, los trabajadores de la cultura, los artistas, los creadores, los que tratamos de vivir de esto, nos preguntamos, ¿a qué vamos a dedicarnos?


Con espacios culturales, teatros, museos, galerías, auditorios y talleres, cerrados a cal y canto, la poesía temerosa y las cuentas que no dejan de llegar, nos volvemos a preguntar, una y otra vez, ¿quién nos necesita?


De momento lo que podemos ver, y se agradece, es un trabajo de trinchera. Más por propia necesidad que por un cálculo oneroso, los artistas trabajan y se expresan, no paran de crear, cada cual desde su forzado encierro.


Hemos visto cursos online, diálogos a través de todas las redes sociales, una infinidad de videos y fotos de procesos, obras terminadas y experimentos, y así vamos pasando los días, semana tras semana, hasta cuando la historia, por sí sola, decida dar vuelta a la página.


Pero cuando todo haya pasado, porque de verdad, que esto pasará algún día, será momento de reconstruir, y aquí es justo donde los trabajadores del arte tenemos la obligación de adaptarnos a un mundo paradójicamente interconectado, pero aislado más que nunca del contacto humano real.

Nos encontraremos con depresiones masivas, duelos, una economía en ruinas, muchos nuevos pobres y una necesidad de esperanza.


Ahora más que nunca es evidente la necesidad de un arte colectivo, utilitario y comunitario que nos devuelva la consciencia del otro. El otro de afuera y ese otro íntimo cuyo rostro salió a la luz en las largas horas del encierro.



El mito del artista solitario, que encerrado en su talento y narcisismo alumbra una obra cumbre, ya no tendrá sentido. Lo que viene es un concepto de arte como herramienta social. Un arte vivo y performático que ponga su capacidad sanatoria al alcance de una humanidad despojada de sus máscaras.



Imágenes: Francisco Goméz


133 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo